I Ultra Bandolero 2012 (La Unión Hace La Fuerza) 10/11/2012, 94 km 5.000 mt D+

Erase una vez que se era. Y por el simple hecho de ser algo hay que hacer. Y si si resulta que ser somos unos cuantos colgaos del Trail pues ya está hecho: ULTRA BANDOLERO. O lo que es lo mismo, recorrer la sierra del Guadarrama desde Navalafuente a Robledo de Chavela por toda la cresta, 94 km y casi 5000 mt positivos de carrera…

Dicen que a la tercera va la vencida. Cierto es. A la tercera se cumplió. Las otras dos veces falló un poco de todo, nieve inglesa la primera (de la que te hundes hasta la ingle), exceso de calor-desubicación-falta de avituallas la segunda (un Bandolero no se pierde, se desubica). Desde un primer momento se vió clara la acogida. 9 Personas lo intentaríamos completo, pero muchos más nos acompañarían en alguna parte del trazado. Cecilio se curró los dorsales…

David el Cartel de la Carrera…

Yo hice el Vídeo Promocional y otra sorpresa para el final 😉 …

Miguel Ángel Bravo la página web de los Bandoleros…

Lo genial de todo esto es que todos aportamos sin pedir nada a cambio, solo por el simple hecho de disfrutar y pasárnoslo bien. Las GRANDES personas hacen GRANDE a éste grupo. Bueno al lío, que me emociono y me voy por las ramas.

Una semana entera o más comiéndonos la cabeza para que todo saliera a la perfección. Ésta vez contaríamos con avituallamientos y posibilidad de cambiarnos de ropa en Navacerrada, Alto del León y Robledondo, gracias a María, Maribel y Ana, nuestros Ángeles Bandoleros (había uno más que ellos desconocían). El tiempo para ese día: Lluvia , tormentas eléctricas, nieve a partir de 1800… sólo una página web (extranjera) decía que existía la posibilidad de que abriese una “ventana” a partir de las 24:00. Pues ya está, nos agarramos a esa, jajaja

Llegamos bajo una lluvia de cántaros a Navalafuente, cenamos allí, nos preparamos y a las 23:30 estábamos tomando café en un restaurante donde la gente nos miraba como si acabáramos de salir de Halloween.

Llegó Mariete (el Verdugo) con su chica que nos tenían preparada la salida. Que detalle, el arco de salida eran dos globos rotulados para la ocasión. Nos colocamos Nerea Martínez, Copito e Iris (Bandoleros de a cuatro patas), David González, Manuel Jiménez, Chelis Valle, Tito Parra, César García, Ander Ortega, Cecilio Pérez y yo (Raúl Lara) que lo intentaríamos entero y Miguel Paniagua & Sergio Lucas que harían el tramo más extremo, la fría y dura noche que nos esperaba…

23:45 Bocinazo de salida (que también trajeron) y a correr sin llover, se abrió la ventana!!.

El ritmo de salida, infernal, jajaja es lo que tiene ir con semejantes monstruos. De vez en cuando se oía a Tito: “Chicos!, ritmo Ultra, no ritmo Maratón!!”. Animalicos como tiran…

Empezó a llover. Pronto se cerró la ventana. rápidamente nos pusimos chubasqueros o Gores y más rápido seguimos subiendo para no quedarnos fríos. La temperatura y la sensación térmica no paraba de bajar. Pasamos el puerto de Canencia y bajo una fría lluvia seguimos hacia el de la Morcuera. Que oscura estaba la noche.

Coronamos Puerto de la Morcuera a las 3:20 y sutilmente dije de desviarnos 100 mt para bajar al aparcamiento. Me dijeron de todo. Pero la primera sorpresa estaba allí, no podíamos pasarla de largo. Y la sorpresa era ni más ni menos que nuestro primer Ángel. Marga Sanz, estaba allí, con un frío de los que quedarse en casa. Nos tenía preparados termos de café y bollos. Fliparon. Y no es para menos. Tener alguien allí a las 3:20 de la mañana por el simple hecho de ayudar a que un “Sueño común” se hiciera realidad es muy Grande. Pero es que Marga es así, GRANDE 😉 Que bien nos sentó tomar algo caliente antes de adentrarnos en Cuerda Larga, la que sería la parte más terrible de la Ruta Bandolera.

Salimos rápidamente de allí, que frío joder!. Las manos se congelaban hasta con guantes. Lo único que llevábamos caliente es el corazón, que bombeaba con energía nuestro sueño de terminar todos juntos. Llegamos a la luz de los Frontales a la zona de Cabezas. Cuanto cuesta hablar y sonreír si el frío nos está rompiendo por dentro y por fuera. Las gotas de lluvia se convirtieron primero en granizo y luego en nieve que el fuerte viento nos echaba racheado a la cara. Un blanco manto cubría todas las piedras y se hacía imposible correr. Bastante teníamos con mantener el equilibrio y no estamparnos contra las afiladas piedras por las que teníamos que ir saltando utilizando pies y manos. El grupo se abría, los gritos no llegaban para volvernos a unir. Nadie podía parar, pero al final pudimos reagruparnos. A esa altura comenzaron mis problemas. Opté por llevar una mochila que solo había utilizado para entrenamientos cortos con poco peso. Gran error no probarla con peso antes. El caso es que la presión que ejercía directamente en los riñones, tras más de 4 horas de carrera, se me hizo insoportable. Tanto que me impedía respirar con normalidad. Y claro, si no respiras bien, en las subidas, cuando la demanda de oxígeno es más alta, lo lamentas. La subida a Bola se me hizo muy larga y no podía seguir el ritmo. Me dolía mucho. Cada bocanada de aire era insufrible. No quería frenar al grupo. Mi cabeza empezó a romper mis ilusiones. Mi ilusión de terminar con ellos. Mi ilusión de darles ese premio que nadie sabía de su existencia y que con tanta ilusión preparé unos días antes. Les daría el suyo, pero mi premio volvería a casa para ser destruido… Si, no podía seguir así. Al llegar a Bola les dije que en Navacerrada lo dejaba, no quería ser un lastre y llevaba mucho dolor. Pero las piernas iban bien!. Joder, que importante es el material adecuado y que me mejor se adapte a tí. Vimos el amanecer juntos desde lo alto, un maravilloso mar de nubes cubría a un lado Madrid y al otro  Segovia.

Bajé a Navacerrada a buen ritmo, junto a todos. Mucho antes de llegar ya se oían los gritos de ánimo del resto de compañeros que nos acompañarían en el segundo tramo, Sergio (Mayayo), Luis, Jaime Olivares,  Miguel Ángel Bravo, Javier Herreros, Antonio Martín y Javier Hidalgo. Que subidón de energía. Cada abrazo que me dieron era como un Paracetamol que me liberaba del dolor. 42 km, 7:30 de la Mañana, 7:30 de carrera.

Llegué al avituallamiento el primero y vi a las tres Ángeles (María, Maribel y Ana) y como se lo habían currado para que nos faltara de nada!!. Eso fue otro gran chute de energía positiva. Mi mente cambió y mi corazón de nuevo se hizo dueño de la situación. No podía dejarlo aquí. Mi cuerpo estaba bien, era el dolor en los riñones provocado por la mochila lo que me retiraba?. Pues a tomar por culo la mochila!. Me tomé una pastilla de paracetamol para que me librase del dolor en los riñones, llené los bolsillos del Gore de geles y algún dátil, cogí una botella de isotónico y me cambié de ropa. María me traería la otra Mochila que tenía “hiperprobada” en otros Ultras al siguiente avituallamiento y ante la pregunta de ¿Al final te quedas? respondí lleno de nuevo de motivación: “NO”!! 🙂

Salimos corriendo hacia el camino Sdmith, llevados por una fresca energía del equipo de apoyo. Poco a poco el dolor fue desapareciendo gracias a la pastilla y a la buena compañía.

Llegamos a Fuenfría, Collado de Marichiva y bajo nubes amenazantes despedimos a Miguel Ángel Paniagua que bajaría desde aquí a Cercedilla, donde tenía el coche.

El tramo de Fuenfría al Alto del León es una sucesión de Sube-Bajas culminando varias cumbres, entre ellas la espectacular Peñota, de nuevo con ventisca.

Ya recuperado del dolor y pudiendo respirar bien mi corazón y mente se centraron de nuevo en disfrutar de la compañía y de la naturaleza que nos rodeaba, evadiéndome de las molestias musculares que después de más de 9 horas de carrera empezaban a aflorar (como es normal).

Pasada la Ventisca al descender un poco, llegando a la Peña del Arcipreste, las nubes nos dejan ver su espectáculo.

Pero sobre todo, nos dejan disfrutar corriendo entre las piedras. Sintiéndonos miembros de una manada que va a la caza de su destino, que no es otro que ese, disfrutar.

62 km, 11:30 de la mañana, 11:30 corriendo!!.

Avituallamiento del Alto del León. Impecable. Nuestros Ángeles lo tenían todo dispuesto. Comida, bebida, bolsas de cambio. Mi otra mochila!!.

Bien, llega la parte que se hace más larga, partir desde aquí a Robledondo supone dar la vuelta al Valle de los Caídos por un espectacular sendero entre un bosque de pinos, haciendo una “C” con más altibajos que un enfermo bipolar. Pero como el título de este Post, La unión hace la fuerza. Y la fuerza del grupo tiraba y tiraba…

Algún claro nos dejó ver vistas preciosas. Y de nuevo a llover!!. Un corredor viene a la contra. Anda, si es Jorge Cruz!. Apenas ha dormido ésta noche, viene de viaje, soltó la bolsa y se vino a buscarnos. Que grande.

En Robledondo nuestras Ángeles Bandoleras nos tenían preparado una nueva sorpresa. Bocadillos de Chorizo y Jamón ibérico con tomate!!. Con el frío que llegamos como entraron junto a ese caldo caliente, Dios!!. De aquí a Robledo ya sabíamos que estaba hecho, nuestras sonrisas lo delataban. Ya daba igual la lluvia, el frío, los malos momentos…

Salimos corriendo a nuestro destino. Yo ya imaginaba el post, darles la nueva sorpresa y eso me llenaba de energía y me hacía tirar con ilusión sin pensar en que llevábamos ya 83 km y 15:15 de carrera!!. O_o

Unos repechos que a éstas alturas se hacían auténticas Montañas nos pusieron en la zona devastada por el incendio sufrido éste verano en los bosques de Robledo. Bosques que al mirarlos ahora sólo dan ganas de gritar y llorar.

La naturaleza intenta convertir el negro color de las cenizas en un verde intenso color de esperanza. La esperanza que tenemos que esos desalmados que hicieron semejante barbaridad paguen con creces su maldad.

Comienza a llover con fuerza de nuevo. Pero ya estamos, YA ESTAMOS!!.

Llevamos ya 94 km y son las 16:35. Coronamos la Urbanización de Robledo donde tenemos los coches y todos juntos bajo la lluvia llegamos entre gritos de ánimo a nuestro SUEÑO, al fin del Ultra que todos soñamos y tras 16:35 corriendo aún tenemos fuerzas para entrar corriendo y SONRIENDO!!. Jamás olvidaré éste momento.

Nos abrazamos, nos emocionamos. Pero sobre todo, sonreímos.

Gracias a Maribel y Manuel pudimos ducharnos en su casa, la cual dejamos como si hubiera pasado el Huracán Katrina (perdonad y gracias en nombre de todos). Y por fin fuimos a disfrutar del Post en el Asador de Ángel. Se hizo entrega del premio a la mejor foto Bandolera del concurso de Ander a David (Copa incluida) y pasamos a cenar con nuestras jarras repletas de zumo de cebada. Que ganas tenía de ver sus caras con la sorpresa, así que en cuanto todos se sentaron empecé a llamarles uno a uno, empezando por Nerea, la primera mujer en realizar el Ultra Bandolero. MEDALLAS DE FINISHER!!, jajajaja Hechas a mano una a una, con más ilusión que calidad. Las fotos de la entrega de las medallas parece una entrega de premios a los actores de Walking Dead, jajaja vaya caras de cansados!!.

El recibir la mía de Nerea Martínez me hizo mucha ilusión, después de haber sufrido tanto dolor y haberme repuesto me supo a gloria!. Seguir el ritmo de ésta panda de Máquinas durante 94 km ha sido un honor y una prueba de esfuerzo brutal. Pero lo dicho, La Unión Hace La Fuerza y la “grupeta” tira mucho.

Echando la vista atrás, hasta en los duros momentos de la noche, donde nuestros frágiles cuerpos eran azotados por la furia de la Montaña, hasta en esos momentos, sonreímos. Y es que el compartir una pasión con otros apasionados da la felicidad. Es tan sencillo. Hay mucha gente que no lo entiende ni jamás llegará a entenderlo. No les entra en la cabeza que arriesguemos nuestra vida y que además digamos que hemos disfrutado. Nos tildan de “Locos”. Pues sí, estoy loco, pero todavía sonrío y de esto hace ya más de una semana. ¿No sonríes?, ¿Tu no estás loco? 🙂

Más enlaces de la Aventura:

Mi Track del I Ultra Bandolero

Mas fotos mías y las de María

Las fotos de Memphis Madrid

.
.
.
Share

Written by

8 Comments to “I Ultra Bandolero 2012 (La Unión Hace La Fuerza) 10/11/2012, 94 km 5.000 mt D+”

  1. lau dice:

    jajajaja! pero qué kbraloks que sois pero qué bien os lo pasais… con el frío que debía hacer!!

  2. NICOLAS dice:

    Vaya relato, Raúl!!! Lo que has tenido que luchar pero ha merecido la pena. Gracias por compartir estas aventuras, en alguna espero formar parte.

    • Raúl S. Lara (KbraloK) dice:

      Gracias Nicolás!!. Yo también tengo ganas de compartir alguna contigo. Espero verte cuando vengas a la zona Centro, dentro de poco ya 😉

  3. Pero que bueno. Me has puesto en el camino y me he imaginado la aventura en tu relato. Hasta me han dolido los riñones… uf. Sin duda sales fortalecido de esta experiencia.

    Y ver cómo disfrutáis, que envidia da (de la sana eh).

    Supongo que ahora ya es irremediable un 2º, 3er ultra….

  4. Pepe Roldán dice:

    Wow! Impresionante, Raúl! Qué ganas de sierra me dejas!

Leave a Reply

Message

*