Vamos a tirarnos por la Nieve… en Mountain Bike

Hoy me tocaba un entrenamiento de recuperación, siguiendo las directrices de mi entrenadora. Unas dos horas y media de Bicicleta de Montaña a ritmo ágil y sin grandes Desniveles. Y cuando me estoy preparando me entero que mi amigo Beto va a salir, así que hablamos y acabamos en Cercedilla. Para poneros en situación, lleva dos días nevando por allí, así que lo del entreno a ritmo ágil y sin grandes Desniveles… (Lo siento Nerea, por lo menos me ha salido uno de fuerza hoy, jajaja)

Dejamos el coche cerca de la Estación de Cercanías de Cercedilla y de allí nos dirigimos a Camorritos, para coger el camino de los puntos azules, por el que bajamos en la Carrera de Navidad de Cercedilla el año pasado. Enseguida nos adentramos en la nieve, una nieve polvo con fondo helado que crujía al paso de nuestras ruedas. Me encanta ese sonido, me recuerda siempre a los días de Alpinismo, cuando andas con los Crampones y cada paso cruje como si el suelo fuera de trocitos de cristal. Muchos sabéis reconocer ese sonido.

Con la bici es otra historia, ninguno llevábamos ruedas adecuadas, unos por desgaste excesivo, otros porque llevan ruedas de verano sin tacos, el caso es que cualquier subida es un reto de equilibrio y de dar pedaladas en vacío mientras la rueda gira sí, pero en el mismo sitio, jajaja Se puede definir como un paso adelante, tres atrás. Además que el camino no tenía ni una sola huella. Lo que se suele llamar “Nieve Virgen” (No se que enfermo copula con la nieve para que deje de serlo) 😛

El camino tiene una bajada técnica hacia las Dehesas, y con nieve que tapa las raíces y las piedras te envalentonas y cuando vas a parar te vienen las risas y el “hay Dios, hay Dios, HAY DIOS!, UUUUUUYYYYY!!” 😉

Cruzamos el puente de madera sobre el río dando bandazos por la nieve que lo cubría y con cuidado de no meter la rueda entre los tablones, lo que significaría caer al agua que no te digo ná como debía estar si la temperatura ambiente estaba a -1º! Hubo un “hay Dios, hay Dios, HAY DIOS!, UUUUUUYYYYY!!” protagonizado por Miguel, mirad la huellas de los bandazos y los de la rueda delantera por donde pasó!! 🙂

Desde las Dehesas cogimos la Calzada Romana. Si, somos MASOCAS. Tres pedaladas, bici al hombro, empujando bici, una pedalada, vuelvo a empujar, bici al hombro… Que bonito es el Mountain Bike Extremo.

Por fin salimos a la pista que nos sube a Fuenfría, lo mismito!!, tiene nieve, pero nos deja pedalear con algún UUUUUUY, pero rápidamente nos lleva hasta el mirador de la Calva, donde nos damos la vuelta que hay quehaceres… OOOOOOH!!!! :´(

La verdad es que estaba bonito el día, con tanto hielo…

La bajada…. A MUERTE!!, de verdad que menos mal que ninguno nos “piñamos”, porque vaya bajadita con las placas de hielo que había que nos hicimos y no quiero decir nada cuando salimos al asfalto de la carretera de las Dehesas, donde llegamos a los 70 km/h (Escenas rodadas por especialistas, por favor, no lo hagan en casa 😛 )

Y en el Betowagen, mientras guardábamos las bicis, no parábamos de dar saltitos para que nuestros pies entrasen en calor. Aún los tengo fríos y esto fue hace ya siete horas… Al final salieron 600 mt +, 25 km y 1:55´aprox., más el tiempo que llevamos la bici al hombro.

Más fotos podéis verlas pinchando aquí! (No os perdais los Making Off de la foto del Planking que hay a continuación, jajaja)

Y Mañana el Reto de Shepard 50 o 60 km corriendo por la nieve y salimos a las 24:00 horas de Navalafuente a Cercedilla. Si ya lo dijo mi madre… éste chico no es normal. KbraloK?, como todos!

Share

Written by

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message

*