Ganas tenía ya de conocer a mi tocayo el Francés de adopción. Era tanto y tan bueno lo que se hablaba de él en Los Bandoleros, que como para perderse la oportunidad de conocerle. Y en cuanto dijo que venía, ahí estaba yo, con mis zapatillas, mallas y chubasquero, aguantando...
Read more