Sapo

Por la noche, después de la lluvia, salí a entrenar en MTB. Sus ojos reflejaban mi linterna y al agacharme a mirarle en vez de salir huyendo se subió a mi mano. Debió de presentir que no le haría daño.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message

*